verificar las fuentes

¿Cómo realizar las fuentes y los contenidos en Internet?

0 votos.

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 18 segundos

Verificar las fuentes es equivalente de profesionalidad y credibilidad. La información y los contenidos corren a gran velocidad hoy en Internet. Tanto para su uso a la hora de colmar o gestar investigaciones, e incluso para crear argumentos sólidos en publicaciones en prensa o de los medios de comunicación, es cada vez más usada la destreza de nutrirse de contenidos buscados en Internet.

Y aunque Google pueda ofrecernos en cuestión de segundos opiniones e informaciones que se acuerdan con nuestras investigaciones o reportajes para la prensa, nadie de ellos ha pasado un control de verificar las fuentes o de autoría. Por ello, conviene que desde un primer momento, seamos lo más escépticos posibles cuando encontremos o recibamos una información originaria de la web.

¿Cómo puedo verificar las fuentes y entender que son de confianza?

Memorizar si una fuente de datos es de confianza es muy importante, aunque a menudo pasa por detención para muchos. Algunas fuentes de datos tienen credibilidad instantánea, tales como los boletines oficiales del Gobierno o los Ministerios. Sin requisa, pueden además llegarnos datos relativos a dichas instituciones desde organismos que no estén directamente relacionados.

Por este motivo, conviene que siempre determinemos cómo será de fiable la información que haya llegado a nuestras manos.

  1. En primer motivo, teniendo en cuenta dónde se publican los datos. Los datos publicados en una revista mensual, otros periódicos o una publicación del gobierno pueden tener más credibilidad que los datos publicados por otros tipos de organizaciones. Sin menospreciar a dichos organismos, ya que pueden producir datos de sonido sobre temas de gran interés; por lo tanto, pueden ser una buena fuente de datos cuando abordarse con precaución.
  2. Echa un vistazo al autor del contenido, así como a la exploración de sus datos. El ordenamiento que publica los datos puede no tener un sesgo particular, pero el ordenamiento que financie dicho compendio de datos podría haberlos sesgado.
  3. ¿Se proporciona información de contacto? Si la única identificación apto de los autores o de la página web es reticente a ser conocida, sospecha de la fiabilidad de la página. Si la página es patrocinada por una persona u ordenamiento de buena reputación, debe acontecer alguna otra forma de realizar que la reputación, tales como e-mail o la dirección postal.
  4. ¿Se corresponde el medio con el contenido? Hay medios que aglutinan información de sectores muy dispares ofreciendo contenido excesivamente variado sin profundizar en ninguna temática. Si, por ejemplo, tienes un blog de marketing digital y seo, lo ideal para superar credibilidad es seguir una misma recta temática sin balbucir de cocina o maternidad en este caso.
  5. Comprueba si en el interior de la página existen símbolos de copyright en la página o derechos de autor. En esta recta, aprovecha además para cerciorarte de hace cuánto tiempo no se publica en ella, si es una página que se actualiza constante o simplemente tiene picos. En este postrer caso, desconfía.
  6. ¿Cuál es el propósito de la página? ¿Por qué esta información se ha publicado: como información, como un servicio sabido, como una fuente de noticiero, como útil de investigación para académicos, o todo lo contrario, como una forma de avisar la atención?
  7. ¿Es profesional en su apariencia y la calidad? ¿Existen muchos errores tipográficos y gramaticales?

Sin duda alguna, preguntas importantes que te debes reponer ayer de hacer uso de una información que hayas enfrentado navegando por Internet. No siempre están escritas estas informaciones con humor de crear emergencia o tener repercusión y autoridad en las redes. En algunas ocasiones, puede ser simplemente un eco de una novedad innovador mal estructurada o explicada, que al final se acaba distorsionando al calar a las últimas réplicas.

Una agenda especializada

Muchos son los periodistas que hablan sobre el tema e intentan alertar de estas prácticas en los medios de comunicación. Una agenda interesante para mandar las fuentes y su demostración es la de Silvia Cobo en su compendio “Internet para periodistas, kit de supervivencia para la era digital”.

Si necesitas ayuda con tu logística de redacción, posicionamiento seo o marketing digital, en diseño web asturias podemos ayudarte sin compromiso.